El cambio siempre comienza en uno mismo

El cambio siempre comienza en uno mismo

martes, 11 de diciembre de 2012

La solidaridad no tiene fronteras

El mundo tan grande se hace cada vez más pequeño, y los amigos ya no sólo viven en la misma calle, barrio o ciudad. Por tener amigos los tengo hasta en Kenya. Este verano una muy buena amiga mía organizó un mercadillo y una fiesta para conseguir dinero para un proyecto en Turkana. Salió todo fantástico y consiguió el dinero necesario.

Acabo de recibir su carta y la copio tal cual así como las fotos que envía. Con  muy poco se puede hacer mucho:

"Hola a todos y a todas,

El fin de semana pasado estuvo Jean-François en Turkana entregando y enseñando las lamparas solares en la mision del P. Fernando. Fue un fin de semana muy emocionante. La gente esta encantada con las lamparas. Desde luego hay que ir para comprender lo que es Turkana.
 
Jean-François volvió impresionado con el subdesarrollo, la pobreza y la falta de todo tipo de infraestructuras. El estado de abandono en el que el gobierno de Kenya a dejado a Turkana es mas que obvio. Pero lo que sin lugar a dudas le dejo mas impresionado fue el trabajo de los Padres misioneros allí. Lo que hay es gracias a ellos: presas, pozos, agua, colegios, sanidad, educación en higiene y ahora y gracias a vosotros luz solar. 
 
Muchos ninos van al colegio y hablan Inglés. Saben que es importante lavarse y llevar ropa limpia. Comer con tenedor y cuchara, mantener el colegio limpio y sus casas limpias. 
Esto os parecerá muy básico, pero los Padres dicen que cuando llegaron casi que los recibieron a pedradas!
 
En las fotos vais a ver a unas señoras con kangas llevando una especie de bandeja en la cabeza. Es arena para construir la presa. Los Padres piden que los locales les ayuden a construir todo lo que es para el bien común para que sepan apreciarlo y cuidarlo. Desgraciadamente lo que se regala no se aprecia. Vereis también gente con armas. Pues si, es otro gran problema al que los Padres se están enfrentando ultimamente. Gente analfabeta y armada. No, si lo de ser misionero en Turkana no es moco de pavo!.
 
Me decía mi marido: "Estos Padres saben hacer de todo: lo mismo te construyen una Iglesia, que un pozo, una presa, pilotan avionetas, siembran maíz, crían gallinas o cabras, hablan turkano, kiswahil, Inglés, piden dinero a fundaciones, hablan con jefes de empresas o con jefes de tribus locales, reciben a embajadores, conocen todo sobre las energías limpias... y siguen siendo personas humildes que luchan por el bien del otro".

Gracias a todos y a cada uno de vosotros por vuestra colaboración. Gracias en nombre de la Comunidad Misionera de San Pablo Apóstol. Mas de 500 nuevas luces se encederan estas Navidades en Africa gracias a vosotros.
 
Feliz Navidad
Fernanda y Jean-François" 


Gracias a esas lámparas solares, muchos niños podrán seguir estudiando de noche cambiando asi su propio futuro.


 

2 comentarios:

  1. Ole, ole!!! que bonito!!!

    y no porque sea mi hermana la que escribe.

    Un beso, y a seguir "iluminando Turkana"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Valle,

      Sí, parece mentira que con poco se pueda hacer tanto. Lo que no nos damos cuenta es de la capacidad que "muchos pocos" pueden hacer.
      Enhorabuena por esa hermana y... a seguir "iluminando" Turkana.
      Besos,
      María

      Eliminar